Explique cómo el pensamiento independentista latinoamericano pudiera ser usado para alcanzar la liberación política, económica y social de nuestros pueblos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Explique cómo el pensamiento independentista latinoamericano pudiera ser usado para alcanzar la liberación política, económica y social de nuestros pueblos

Mensaje por Sebastiani Alberto el Vie Jun 16, 2017 1:34 pm

Explique cómo el pensamiento independentista latinoamericano pudiera ser usado para alcanzar la liberación política, económica y social de nuestros pueblos.

Los independentistas latinoamericanos son defensores del desarrollo de las virtudes humanas de una participación real del hombre americano en la elección de los destinos nacionales, y del destino común de los pueblos para alcanzar la liberación política, económica y social de nuestros pueblos.

De acuerdo al análisis dialéctico materialista del pensamiento independentista bolivariano, fijo mi criterio en la ley de la Unidad y lucha de contrarios.

Donde el pensamiento independentista latinoamericano es un punto de apoyo y avance fundamental para comprender los diferentes sistemas de opresión que nos han dominado a través de los gobiernos al servicio de las potencias imperialistas, fundamentada en el imperio estadounidense.

Poner en práctica el ideal bolivariano en función de los intereses sublimes del pueblo, es expresar su esencia previsora y redentora que nos conduce a la independencia, la libertad y la unidad latinoamericana, lo cual fue el sueño más grande del Libertador Simón Bolívar, que hoy debe ser nuestro objetivo inmediato para hacerlo realidad potenciando el progreso y desarrollo armónico de nuestro pueblo.

El chileno Fray Camilo Henríquez Ureña (1769- 1825), persuadido defensor de la independencia de las tierras de América, asume que el pensamiento independentista latinoamericano es la única vía para elevar el desarrollo económico y en las distintas esferas de la sociedad civil y política, como única vía para alcanzar la dignidad que por derecho le pertenece a sus pueblos.

Es por esto que todos los hombres son iguales; y en su proclamación de la igualdad de todos los hombres, establece que nada confiere a un hombre la condición de ser superior a sus semejantes, y por consiguiente, nada le confiere a ninguno el derecho de esclavizar o someter a otros, porque, como asegura Henríquez (1811), la naturaleza nos hizo iguales; y entonces, solamente en fuerza de un pacto libre, espontánea y voluntariamente celebrado, puede otro hombre ejercer sobre nosotros una autoridad justa, legítima y razonable.

Una de las alternativas para alcanzar la liberación política, social y económica, es a través de la lucha emancipadora de nuestros pueblos, la cual tiene que estar impulsada y regida por la sabiduría de sus hijos, pues es una lucha por la justicia social, donde sus protagonistas deben entender que la justicia social, precisa autonomía y libertad política para concretarse.

En la misma medida constituye una lucha por la eliminación de los males causados y enraizados por el colonialismo en estas tierras. Una lucha para que en ningún caso se renueven los males que han oprimido a estas provincias; Y también por el logro de una democracia que instituya el respeto a los derechos naturales de los pueblos, derechos básicos e inviolables, que la tiranía de la burguesía se ha encargado de pisotear.

Sin embargo, no puede esperarse que los hombres oprimidos peleen por la obtención de los derechos que les han sido negados, si no los conocen, si no los entienden, ni entienden lo que significa para su condición humana y social que estos les sean negados y mancillados. Para ello precisan la sabiduría, que otorga claridad de pensamiento y concede poder de decisión y acción, para no vacilar entre la esclavitud y la soberanía.

La invectiva de estos principios fundamentales de equidad y soberanía que deben primar en una alianza social entre naciones es lo que evidencia el carácter del colonialismo impuesto arbitrariamente a las provincias del Nuevo Mundo por una nación que no puede ni debe reconocerse superior, una tiranía, como lo juzgara Ureña (1812), hecho que constituye para estas tierras una forma de esclavitud, y como tal, condición deshonrosa e indignante para sus hijos naturales.

CONCLUSIONES

El pensamiento independentista latinoamericano, estuvo marcado por las ideas de la ilustración europea y la formación religiosa del patriota, que signaron su pensamiento emancipatorio con una profunda reflexión antropológica.

El ideario es el reflejo de su profundo anticolonialismo, y la suma de sus reflexiones acerca de la imprescindiblilidad de la independencia para las naciones americanas, y del papel que en el logro de esta juegan la cultura y las virtudes de sus hijos.

La trascendencia indiscutible del pensamiento latinoamericano, está en su concepción de que el destino de nuestras tierras no puede ser otro que su libertad absoluta, sustentada en la unidad, la preservación de las tradiciones culturales autóctonas y el consenso de los pueblos.

La libertad como única vía para el desarrollo real de los pueblos y la conquista de la dignidad nacional de cada uno y de todos como un todo común, que en su condición de esclavas les eran negados.

El ideario político de Fray Camilo Henríquez Ureña mantiene su vigencia, y aún hoy al ser estudiado contribuye al entendimiento de las razones que unen a América Latina para alcanzar la liberación política, social y económica.


Sebastiani Alberto

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 27/09/2016
Localización : Sidor

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.