¿Qué daños ha causado a nuestra economía la práctica rentista utilizada en los periodos de auge petrolero?

Ir abajo

¿Qué daños ha causado a nuestra economía la práctica rentista utilizada en los periodos de auge petrolero?

Mensaje por ljoseangel el Mar Jun 26, 2018 6:07 pm

¿Qué daños ha causado a nuestra economía la práctica rentista utilizada en los periodos de auge petrolero?

Venezuela es dueña de un recurso que como tal no se produce, y que por tal condición recibe del comercio internacional una suerte de canon o, lo que es lo mismo, una renta. Decir, pues, que Venezuela es una economía petrolera, equivale en lo esencial a aseverar que es una economía rentista, y decir que es rentista es lo mismo que afirmar que una porción muy significativa de su ingreso no proviene ni del trabajo ni del capital nacional, sino más bien del ejercicio de la propiedad de terrateniente en el mercado mundial.

Esa condición de país rentista ha traído diversas consecuencias sobre nuestra economía: sobrevaluación estructural del signo monetario, capacidad de consumo notablemente superior a la capacidad productiva de la economía venezolana, satisfecha fundamentalmente con importaciones y lo que presiona sobre el alza de los precios (inflación), incremento de los salarios reales y altas tasas de ganancias en empresas que nada tiene que ver con la productividad y rentabilidad, el sector petrolero establece su hegemonía en el sector exportador, lo que repercute en la mayor dependencia económica con respecto al exterior.

En el caso del petróleo, el Estado -al ser el propietario de las riquezas del subsuelo- recibe una renta cuyo contenido económico es la captación de un plusvalor. La primera alteración en de una lo esencial de una economía rentista la encontramos en un ingreso en divisas que no es fruto del esfuerzo productivo. Este súbito ingreso confiere una capacidad de compra superior a la que pudiera resultar de la distribución del ingreso generado por los factores productivos internos. La inyección de la renta internacional a la circulación nacional origina una demanda que no puede ser abastecida por el precario aparato productivo local.

Motivado a la presión inflacionaria que ejerce el desequilibrio entre la pujante demanda y la rigidez de la oferta, se recurre al anclaje cambiario como instrumento de política antiinflacionaria.

Con el congelamiento del precio oficial de la divisa se abaratan las importaciones que se hacen con ese dólar subsidiado, pero esto termina siendo “pan para hoy y hambre para mañana” debido a que el dólar barato estimula toda clase de importaciones que frenan y desplazan la producción nacional. La situación genera crisis cuando se retrasa la liquidación oportuna de divisas y se activa de inmediato un mercado paralelo hacia el cual se desplaza la demanda insatisfecha. En la aberración del dólar paralelo, los especuladores cambiarios encuentran el caldo de cultivo perfecto para amasar grandes ganancias, al disparar el tipo de cambio muy por encima de la tasa oficial. Este enorme diferencial es causa de una de las más nocivas afectaciones inherentes a la lógica parasitaria e inmoral del capitalismo rentístico, la cual se expresa en los ilícitos cambiarios y fraudes que se cometen en contra del interés nacional. La sobrefacturación de importaciones, la subfacturación de exportaciones, las importaciones ficticias por empresas de maletín, la reventa del cupo electrónico, los raspatarjetas, son la expresión al mayor y al detal de las taras que puede desarrollar una economía rentista.

En la actualidad estamos viviendo una hiperinflación, como producto del dólar especulativo del mercado paralelo, que coloca a nuestra economía al borde del colapso con el riesgo de un estallido social.

ljoseangel

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 02/10/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.